LA “HORA SAGRADA” QUE DEBERÍA CUMPLIRSE LUEGO DEL PARTO

Seguramente algunas mamás pueden haber experimentado una sensación de querer tener un poco más de tiempo a sus bebés en su pecho una vez que dan a luz. Pero, tranquila, esto en realidad puede tener una explicación médica. Tal vez te hayas preguntado: “¿qué necesidad hay de limpiar, aplicar vacunas o medir al bebé al momento de nacer?”.

La respuesta es que no es lo más importante, ya que los expertos consideran que luego habrá tiempo para esas prácticas de rutina si el parto se ha dado sin complicaciones. Lo cierto es que la primera hora de vida es sagrada para el bebé y la mamá por el contacto piel con piel entre ambos, debido a que tiene efectos positivos inmediatos y a largo plazo.

Principalmente, se debe a que se establece lo que se conoce como impronta afectiva que favorece el vínculo entre los dos y la instauración de la lactancia materna. La lactancia precoz, iniciada en la primera hora de vida, es clave para una lactancia exitosa.

Asimismo, favorece el estado de tranquilidad, de reconocimiento entre los dos, de contacto, de olerse y tocarse que no debe ser interrumpido por intervenciones innecesarias, ni siquiera por el corte del cordón, ya que en realidad se puede esperar a que este deje de latir por sí solo.

A su vez, las prácticas rutinarias como las primeras vacunas, las mediciones y la limpieza del bebé pueden realizarse encima de la madre mientras toma el pecho o es acariciado, incluso pueden esperar hasta pasadas las dos horas después del parto, ya que limpiar al bebé enseguida tampoco tiene sentido.

En caso de cesárea, el contacto precoz también es importante. Como algunas habrán experimentado, tras la cesárea la mamá se queda esas dos horas preciosas en reanimación separada de su bebé, cuando fisiológicamente están preparados para estar unidos, se necesitan el uno al otro. Si bien, esta es una práctica que requiere más control, lo recomendado es dejar que la mamá pueda estar con su bebé y pareja, y si surgiese alguna complicación tras la cesárea, que en la mayoría de las mujeres no sucede, disponer de medios para actuar de forma inmediata.

Fuente: Pequeños Trazos

Dejá un comentario